Rechazo a la destrucción del carril bici de Espartales

EQUO ALCALÁ RECHAZA LAS ÚLTIMAS ACTUACIONES DEL GOBIERNO MUNICIPAL EN LOS BARRIOS DE ESPARTALES NORTE Y SUR Y EXIGE QUE SE OCUPE DE LAS NECESIDADES REALES DEL BARRIO.

Desde EQUO Alcalá queremos expresar nuestro rechazo a las últimas actuaciones del alcalde Javier Bello y su equipo de gobierno en el barrio de Espartales, con la destrucción de parte del carril bici en el barrio de Espartales y exigimos que deje a un lado los ademanes “faraónicos” de su innecesario parque nuevo y dedique los 5 millones de euros del Consorcio de Espartales Norte y Sur al mantenimiento y la seguridad de ambos barrios, abandonados por el PP de Alcalá, y a la limpieza y protección de la ribera del Camarmilla a su paso por la zona, por ser un espacio de gran valor ambiental.

Durante este pasado mes de julio se ha llevado a cabo la destrucción del carril bici de la avenida Gustavo Adolfo Bécquer, el único que cumplía en Alcalá las condiciones de un verdadero carril bici, incorporado a la calzada y no a la acera, al ser un vehículo. A pesar de que el acuerdo por el que se lleva a cabo la acción establece que debe construirse otro carril bici que supla al destruido, una vez más, Javier Bello y su equipo tergiversan los acuerdos del Pleno y sólo darán cumplimiento a la parte en la que se destruye el carril bici, cuando en la calzada norte de la propia Avenida Gustavo Adolfo Bécquer hay espacio suficiente para sustituir el antiguo carril bici por otro que lo supla y no suponga perjuicio ninguno para los usuarios del centro de salud.

Esta actuación se suma al hecho de que el PP de Alcalá pretendía gastar 5 millones de euros del Consorcio de Espartales en construir un gigantesco parque en la ribera del arroyo Camarmilla a su paso por el barrio. El proyecto final establece un presupuesto de 2,5 millones de euros para dicho parque y otros 2,5 millones para un plan de asfaltado en toda la ciudad. Desde Equo Alcalá queremos denunciar ambos proyectos, por inadecuados y contrarios a las necesidades de los barrios de Espartales Norte y Sur y al medio ambiente de la ciudad.

Son de sobra conocidos los problemas de seguridad de ambos barrios -donde cada mañana aparecen vehículos con las lunas rotas-, de mantenimiento de infraestructuras -parques abandonados a su suerte, aceras rotas, tomas de agua para Bomberos estropeadas,…- y falta de servicios públicos -Apertura de la Ciudad Deportiva, construcción de una escuela infantil municipal,…-. Pero tanto PP como PSOE, con la connivencia de los demás grupos del ayuntamiento, se dedican a gastar el dinero que necesitan los barrios en tapar la ruina económica del ayuntamiento provocada por los desastrosos años de gobierno de Bartolomé González y el PP de Alcalá, arreglando calles con fondos que deben ser destinados, en su mayoría, al mantenimiento de los servicios básicos de Espartales. Pero para ver las necesidades de un barrio hay que visitarlo en persona con los vecinos y no planear y disponer desde el despacho y a propuesta de su clientela política.

Por otro lado, el innecesario proyecto del megaparque del Camarmilla atenta contra las más elementales normas medioambientales, toda vez que la zona es una reserva natural de numerosas especies animales de la ciudad (desde aves, hasta corzos) y se pretende asfaltar buena parte de ella y levantar todo el terreno, destruyendo su fauna y su flora, para construir un parque de recreo que nada tendrá que ver con el disfrute de la naturaleza. La medida se torna más lamentable, si cabe, cuando en la ribera contraria del Camarmilla ya existe un parque de una extensión considerable que está completamente abandonado y que podría ser recuperado con un gasto menor. Además, si se quiere construir un espacio verde para la zona, se debería recuperar y proteger el terreno sobre el que se quiere construir el parque; limpiando el propio Camarmilla y su entorno y estableciendo sistemas realmente ecológicos para convertirlo en una zona de protección natural en el que los/as ciudadanos/as puedan disfrutar y aprender de la naturaleza de Alcalá de Henares, sin destruir una zona de gran valor natural para ganar un puñado de votos.

Desde EQUO Alcalá nos sumamos así a las protestas de la plataforma Espartales Unidos y el colectivo Alcalá en Bici, exigiendo la construcción de un nuevo trazado del carril bici que supla al destruido. A su vez, pedimos la rectificación del proyecto de asfalto urbano y la dedicación del dinero del Consorcio de Espartales en los propios barrios de Espartales Norte y Sur. Actuaciones como la apertura de la tercera Ciudad Deportiva, la construcción de un entorno protegido en el Camarmilla, el aumento de la seguridad de ambos barrios,… generarían más empleos y de mejor calidad que el proyecto actual; al tiempo que supondrían una mejora en el entorno de Espartales y el medio ambiente de la ciudad.

Logo Alcala Verde oscuro

Deja una respuesta